Gestoria Sugranyes

Switch to desktop Register Login

¿Cómo se calcula la retención del IRPF en mi nómina?

En nuestra nómina aparece mensualmente un descuento por el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas). Esas cantidades descontadas son retenciones a cuenta del impuesto, que la empresa para la que trabajamos ingresa en Hacienda a nombre nuestro, y cuando llegue el momento de hacer la declaración correspondiente a ese ejercicio, cabrán tres posibilidades:

a)      Que nuestra declaración resulte con derecho a devolución.

b)      Que nuestra declaración salga a pagar.

c)      Que nuestra declaración salga a pagar, pero que no tengamos obligación de presentarla.

 

La retención a cuenta del IRPF es el resultado de aplicar un porcentaje a nuestros ingresos brutos mensuales. Este porcentaje es variable y depende de las circunstancias económicas, personales y familiares de cada trabajador.

 

Un caso a parte es el de los contratos de duración inferior al año, pues la ley establece que como mínimo ese porcentaje debe ser del dos por ciento, (2%).

 

Para determinar el porcentaje que se aplica en nuestra nómina, a cuenta de este impuesto, debemos comunicar a la empresa que nos paga nuestras circunstancias personales y familiares, cumplimentando el modelo 145 que nos facilitará la empresa.

 

Son circunstancias personales que van a influir en el cálculo de la retención:

a)      La edad: Los mayores de 65 años, si siguen trabajando, pagan menos.

b)      La situación familiar: Las familias monoparentales o las personas con cónyuge a cargo (sin ingresos), pagan menos. Tres casos:

      1–Familias monoparentales, 2–Personas con cónyuge a cargo, 3–Resto de casos.

c)      Tener una discapacidad: Aquellos trabajadores con más de un 32% de discapacidad, ven reducido el porcentaje de retención.

d)      La movilidad geográfica: Quienes estando inscritos en la oficina de empleo como desempleados acepten un puesto de trabajo en municipio distinto que suponga su cambio de residencia.

e)      Prolongación de la actividad laboral: Los Trabajadores activos mayores de 65 años que continúen o prolonguen la actividad laboral.

f)        Si estamos comprando nuestra vivienda habitual o pagando un préstamo bancario con derecho a deducción por adquisición de vivienda.

 

Son circunstancias familiares que van a influir en el cálculo de la retención:

a)      El número de descendientes, la edad de estos a 31 de diciembre y que el otro progenitor lo compute en su declaración. Si los descendientes tienen alguna minusvalía, también modera la carga impositiva.

Los descendientes minoran nuestra retención hasta que cumplan los 25 años, mientras convivan con nosotros, a nuestro cargo y que no presenten declaración de renta.

b)      Los ascendientes mayores de 65 años, cuando conviven con nosotros, a nuestro cargo y que no presenten declaración de renta. Si los ascendientes tienen alguna minusvalía, también modera la carga impositiva. Cuando otros parientes, también deducen por ellos, debe contemplarse.

c)      Si pagamos por acuerdo judicial, pensión compensatoria a nuestro excónyuge.

d)      Si pagamos por acuerdo judicial, anualidades por alimentos a nuestros hijos.

 

A la vista de estas circunstancias personales y familiares, la empresa debe hacer una estimación de nuestros ingresos brutos anuales (IBA) del ejercicio en curso, tanto de las retribuciones fijas como de las variables previsibles, así como de nuestra aportación al sistema de la Seguridad Social (ASS).

 

Cuando durante el año cambian nuestras circunstancias económicas, personales o familiares, debemos ponerlas en conocimiento de la empresa, presentando un nuevo modelo 145, y la empresa deberá efectuarnos un nuevo recalculo en el que consideraremos las retenciones anteriores.

 

En el ejercicio 2012, se ha producido la circunstancia de que el gobierno del Estado ha modificado la ley del Impuesto sobre la Renta, incrementando las retenciones, pero a partir de febrero de 2012, con lo cual han de recalcularse las estimaciones hechas con los datos existentes a día uno de enero.

 

Por ello, va a ocurrir que las retenciones de enero de 2012, van a incrementarse a partir de febrero de 2012, (Real Decreto-Ley 20/2011, de 30 de diciembre), más un pequeño porcentaje para recuperar la menor retención de enero. (En el caso del incremento de un punto, el 1% no retenido en enero dividido entre las 13 pagas pendientes de cobro, supone un incremento de la retención de un 1,07 %).

 

Le informamos de la página web de la Agencia Tributaria, donde puede descargarse el programa que calcula el porcentaje de retención que le corresponde:

ttp://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Inicio_es_ES/_Configuracion_/_Acceda_directamente/_A_un_clic_/Descarga_de_programas_de_ayuda/Renta_y_patrimonio/Ejercicio_2012/Retenciones_IRPF_2012/Descarga/Descarga.shtml

 

Una vez obtenido el porcentaje de retención aplicable, el trabajador (si lo desea) puede solicitar a la empresa la aplicación de porcentajes de retención superiores, pero la empresa nunca puede retener menos de lo que marca la normativa reguladora del Impuesto sobre la renta de las personas físicas.

 

A continuación, a modo de ejemplo hemos calculado unos tipos de retención para diferentes circunstancias.

Copyright by Argyweb ©. All rights reserved.

Top Desktop version